PUNTO DE PARTIDA

Del 28 al 30 de abril, y del 1 al 4 de mayo de 2014, se celebró en la Ciudad de México, Guadalajara, Oaxaca, Cuernavaca, Puebla y Acapulco, el Primer Encuentro Internacional “La izquierda democrática. Sus desafíos y perspectiva” bajo el auspicio de la Fundación Chile 21, el Instituto Lula de Brasil, Concensus de Panamá, el Centro de Estudios Políticos, Económicos y Sociales de Argentina, entre otras instituciones.

Los temas analizados y discutidos durante esos siete días fueron:

  1.  Estrategias para acceder al poder.
  2.  ¿Es posible estar en la oposición y aportar soluciones?
  3.  Acuerdos y pactos políticos ante las crisis nacionales.
  4.  Crisis de los Estados y la economía mundial.
  5.  Crisis de seguridad pública.
  6.  Educación y formación política para las nuevas generaciones.
  7.  El desencanto de los ciudadanos frente a los asuntos públicos.
  8.  El desprestigio de la política y los políticos.
  9.  Ética
  10.  Democracia económica e igualdad social.

De manera sintetizada, los aportes y las conclusiones consistieron en:

1. Para ganar las elecciones como para gobernar de manera eficaz y para beneficio del conjunto de la sociedad, especialmente para los más desprotegidos, cada vez de manera más clara se tiene que recurrir a amplias alianzas sociales y políticas.
2. Si bien se tiene que gobernar para los más necesitados y para la base electoral consistente de la izquierda, siempre habrá que incorporar a otros sectores, en particular a las clases medias y a los sectores empresariales que tengan proyectos progresistas.

 

fondo

Tanto en la reflexión como en las exposiciones de los oradores, dos grandes ejes temáticos se hicieron evidentes: la desigualdad y la pobreza no solo en América Latina, sino en buena parte del mundo desarrollado, y las fórmulas para combatirlas, así como la necesaria profundización de la democracia como forma de gobierno. Respecto a la pobreza y la desigualdad se planteó la importancia de preservar y fortalecer a las instituciones del Estado de Bienestar europeo y la necesidad de construir sistemas similares en América Latina, precisamente tomando en cuenta la experiencia europea. Y en cuanto al segundo eje, se hizo patente la importancia de seguir consolidando la democracia representativa y avanzar en formas de democracia participativa en todo el continente americano: asumir que solo se puede llegar al gobierno por la vía institucional de las elecciones.

Las organizaciones que participaron en el Primer Encuentro acordaron realizar el segundo Encuentro y convocar a más instituciones de otras latitudes para lograr una mayor influencia en el pensamiento de izquierda, e igualmente acordaron que la sede del Segundo Encuentro fuera nuevamente la república mexicana. Por lo tanto, fundaciones, instituciones, asociaciones civiles, centros de estudios, universidades, organizaciones sociales realizaron un Segundo Encuentro de reflexión para hacer frente a los desafíos sociales de manera común y para abrir una nueva perspectiva a nuestros afanes libertarios, democráticos e igualitarios.

El Segundo Encuentro Internacional de Izquierda Democrática se realizó del 25 al 29 de enero de 2016 en la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara, y esta vez postuló como tema principal:

Los retos globales para la democracia. Crisis de representatividad y desarrollo sustentable.

Cada uno de los expositores aportó su experiencia y conocimiento al debate, de manera que los objetivos previstos se cumplieron con éxito.

  1. Se analizó de modo crítico y desde una perspectiva propositiva el estado actual de las políticas alternativas que desde la izquierda se construyen en los gobiernos progresistas de la región latinoamericana y caribeña.
  2.  Se reflexionó sobre la postura y las estrategias de los partidos de izquierda progresista que ahora mismo se encuentran en la oposición, vislumbrando sus responsabilidades.
  3.  Se habló de cómo construir nuevos paradigmas de la acción y el pensamiento.
  4.  Se difundieron los aportes de los gobiernos latinoamericanos.

Además, se estableció que este Encuentro de las izquierdas progresistas latinoamericanas, europeas y de otras latitudes se convertirá en un espacio permanente de reflexión político-académica.